Lo que el GMAT no es

Recuerda que el GMAT no es una prueba de IQ. Es extremadamente común que posibles candidatos estén convencidos de que el GMAT es una prueba de IQ. Incluso después de que se les presenta el argumento en contra de eso, es probable que mantengan ciertos aspectos de esta creencia, especialmente después de que tengan rendimiento personalizado en la prueba. En otras palabras, relacionan el valor de sí mismos y su autoestima con buenos resultados en la prueba. Eso es muy peligroso porque te previene de hacer lo que tienes que hacer para lograr un gran puntaje.

A pesar de que la distribución de puntajes en el GMAT cae dentro de una distribución de características humanas, no debería ser considerado como una prueba de IQ porque es muy aprendible. Mucha gente ha mejorado exitosamente su puntaje por grandes márgenes. Así que, no te desanimes por un puntaje bajo. Refleja más tus habilidades de razonamiento actuales, las cuales pueden ser mejoradas.

¿Qué es el GMAT?

De hecho, GMAC, la organización que hace y administra la prueba, es muy abierta acerca de lo qué el GMAT es:

El GMAT es una prueba de razonamiento de alto nivel.

En otras palabras, mide tu habilidad para la comprensión de problemas  y la realización de inferencias. Es importante recordar esto durante tu fase de preparación. Deberías priorizar el aprender a entender en lugar de aprender a resolver. Hay una diferencia sutil entre ambas. Comprender esta sutileza es la diferencia entre mejorar y no mejorar.

GMAT

¿Por qué las escuelas de negocio necesitan el GMAT?

Es un punto de referencia. Las escuelas de negocios reciben miles de aplicaciones de aspirantes de diferentes orígenes educativos. El GMAT proporciona una medida estandarizada que las escuelas de negocios usan para hacer una evaluación primaria de todos los candidatos. El puntaje del GMAT indica que tan bien puedes razonar y, por consecuencia, proporciona una medida de tu preparación para hacer la tarea, entender casos de negocio y dar buena retroalimentación  a los argumentos en clase en comparación con otros candidatos.

Un puntaje de 600 les dirá que puedes razonar tan bien como la mitad de la población.

Un puntaje de 700 les dirá que puedas razonar mejor que el 90% de la población. (Por supuesto, nunca olvides que esta habilidad de razonamiento es algo en lo que puedes trabajar para mejorar).

El GMAC establece cuatro cosas que el GMAT mide:

Razonamiento Cuantitativo

La capacidad para razonar usando números. Por ejemplo, determinando cual de dos cantidades es mayor, cuando un entero está sobre la recta numérica, qué proporción es una cantidad de otra, etc. Más interesante aún, si las preguntas pueden ser respondidas o no. Este es el tipo de pregunta de suficiencia de datos, y es un tipo de pregunta que solo se haya en el GMAT.

Pensamiento crítico

La capacidad para comprender hechos y evidencia, y determinar que tan bien son presentados o elaborados para hacer una afirmación o conclusión.

Evaluación de argumentos

¿Qué es un argumento? Puedes naturalmente y con seguridad identificar las diferentes partes de un argumento. Puede que no sepas explícitamente que un argumento consiste de una premisa, suposición y una conclusión pero es probable que hayas participado en un debate donde intentaste vencer las afirmaciones de tu oponente debilitando cualquier evidencia que ellos usaran. El razonamiento crítico involucra a las mismas habilidades, pero ayuda a ser muy explícito en tu análisis de argumentos en el GMAT.

Expresar ideas complejas

La capacidad para expresar ideas complejas es probada en la evaluación de la escritura analítica y preguntas de corrección de oraciones. Las preguntas de corrección de oraciones difíciles (explicadas en mayor detalle abajo), a menudo requieren de tu habilidad para decidir cuál es el significado pretendido de la oración y elegir las expresiones que logren eso efectivamente.

Secciones del GMAT

Que es el GMAT

Cuantitative

Problem solving

Como sugiere el nombre, tienes que resolver un problema y determinar la solución. Se te hace una pregunta y se te presenta con 5 opciones de respuesta de donde escoger. Aquí está un ejemplo:

Un equipo de 4 debe crearse de un grupo de 4 mujeres y 3 hombres, de tal manera que haya 2 mujeres y 2 hombres. ¿Cuantos equipos diferentes se pueden crear?

a.15

b.16

c.18

d.20

e.24

Data sufficiency

Este es el tipo de pregunta más interesante de la sección cuantitativa. Se te presenta una pregunta junto con ciertos hechos, y dos piezas de evidencia que son verdaderas. Tu tarea es determinar si el problema puede ser resuelto usando ya sea solo la afirmación o ambas juntas. Complicado, ¿verdad? Aquí está un ejemplo:

Is x + 1 even?

(1) x is not even

(2) x is an integer

En este caso, solo podemos determinar si x+1 es un número par si usamos ambas afirmaciones juntas. La afirmación (1) no es suficiente porque todavía no sabemos si x es un número entero. No asumas cosas que no sean explícitamente mencionadas o que no se puedan inferir. La afirmación (2) tampoco es suficiente porque deja dos posibilidades.

La respuesta a la pregunta anterior es que las dos afirmaciones deben usarse juntas para determinar si x+1 es un número par o no. Nota que la respuesta debe ser concluyente. En este caso, por ejemplo, necesitamos que la respuesta sea un “sí” el 100% de las veces o un “no” el 100% de las veces. Incluso si la respuesta a esta pregunta fuera un “no” concluyente, todavía podría ser respondida.

Este es un tipo de pregunta muy único que solo se ve en el GMAT. La filosofía detrás de la suficiencia de datos aborda la habilidad para definir los límites de un problema y determinar qué recursos son requeridos para resolverlo y si estos están disponibles. La relevancia con respecto a tomar decisiones empresariales es obvia.

Como un formato de preguntas inusual para muchos estudiantes, la suficiencia de datos es desafiante al inicio, y puede que te intimide. Pero tienes que darte cuenta de que la suficiencia de datos presenta dos oportunidades:

1. Solo necesitas determinar si el problema puede ser resuelto. Esto te ahorra tiempo en la prueba.

2. Aún más importante, es una herramienta de aprendizaje que mejorará tu habilidad para desarrollar la mentalidad, la disciplina y la capacidad de definir los límites de los problemas. Esto es extremadamente valioso en la vida y en entornos laborales profesionales.

A pesar de que muchas personas que hacen la prueba batallan con la suficiencia de datos, eventualmente se dan cuenta de que es “Divertido” (más o menos como un rompecabezas), y llegan a preferir esto que la resolución de problemas.

Verbal

Sentence Correction ( Corrección de oraciones )

Se te presenta con una oración en parte o en su totalidad subrayada. La meta es decidir si la oración no contiene errores y por consecuencia elegir la opción de respuesta A, que repite la parte subrayada, o elegir una de las opciones de respuesta restantes que tú creas es el formato correcto de la parte subrayada de la oración

Ahora puedes preguntarte, ¿Por qué le importa a una escuela de negocios si mi gramática es buena?

Como un profesional de negocios debes ser capaz de expresarte claramente y correctamente. Es extremadamente poco profesional si un email o una presentación que tú des está llena de errores gramaticales. No quieres dar una mala impresión a través de comunicación incoherente. En el contexto de los negocios y la administración, los pequeños detalles cuenta, y un estilo de escritura refinado crea una gran primera impresión.

Naturalmente, existe una explicación más interesante. La corrección de oraciones no es solo acerca de “Gramática”. El GMAC afirma que el GMAT prueba tu capacidad para entender y expresar ideas complejas. En muchas preguntas difíciles  de corrección de oraciones, el reto es primero entender el significado pretendido de la oración. A menudo, tienes que pensar cuidadosamente sobre lo que la oración debería estar expresando. Eso no es fácil, y está relacionado con una apreciación de la construcción retórica, estructura de oraciones, y cómo los elementos de una oración actúan en conjunto para expresar la idea pretendida.

Echa un vistazo a esta explicación de la respuesta a la pregunta 702 (La guía oficial de GMAT 2018), que ilustra cómo deberías afrontar preguntas de corrección de oraciones.

Por lo tanto, puedes pensar en la corrección de oraciones como mitad gramática y mitad lógica. Un hablante nativo puede tener puede tener una ventaja inicial, pero esa brecha se puede acortar si aprendes la gramática básica y practicas. Se puede argumentar que los hablantes nativos tendrán una ventaja en expresiones idiomáticas. Eso es cierto, pero el GMAT prueba relativamente pocos modismos, que puedes aprender, y rara vez prueba modismos inusuales. Una pregunta difícil de modismos no cambiará tu puntaje, así que no desarrolles una obsesión por aprender todos los posibles modismos. Practica a través del contexto usando las preguntas de la guía oficial.

Critical Reasoning (Razonamiento Crítico)

Aquí se requiere que analices un párrafo relativamente corto y que respondas una pregunta que pruebe tu comprensión del párrafo. Generalmente, se te presenta ya sea un argumento o un conjunto de hechos que describen una situación- por ejemplo, los detalles de un plan para mejorar la eficiencia de los empleados.

Si el párrafo es un argumento La pregunta pondrá a prueba tu entendimiento del argumento, y te pedirá explícitamente que debilites, fortalezcas, evalúes el argumento o que encuentres la suposición.

Si el párrafo es una situación específica o un plan se te pedirá evaluar la probabilidad de que el plan sea un éxito o un fracaso, o que determines qué se necesita para probar la solidez del plan.

La relevancia de este tipo de pregunta para las escuelas de negocio es clara. Durante clases, proyectos, trabajos y la preparación de casos de negocios, tu eficacia para contribuir al programa depende en gran medida de la solidez de tu razonamiento. Trabajando en mejorar tus habilidades de pensamiento crítico es una excelente oportunidad para también prepararte para la escuela de negocios.

Reading Comprehension (Comprensión de lectura)

La comprensión de lectura es una habilidad fundamental que se prueba en la sección verbal del GMAT, pero también es un tipo de pregunta propia. Las preguntas consisten de un texto relativamente largo (de 1 a 4 párrafos), y de 3 a 5 preguntas. Se debe enfatizar esto: necesitarás mayor tiempo para prepararte para el GMAT si no tienes buenas habilidades de comprensión de lectura. No hay manera de evitarlo. Una prueba de práctica te dará una idea de cuánto tiempo necesitas prepararte (más sobre esto adelante).

Integrated Reasoning

Esto refleja el compromiso de GMAC de realizar una prueba más relevante para las escuelas de negocios, al añadir esta nueva sección que combina preguntas Cuantitativas y Verbales (quizá también como un empuje contra el GRE).

El objetivo es medir tu habilidad para combinar diferentes piezas y formatos de información que consisten de números, tablas, instrucciones y gráficas, para hacer ciertas inferencias. Nota mi énfasis en inferencia (el GMAT es principalmente acerca de la inferencia).

La relevancia de este tipo de pregunta para los negocios es clara. Esta sección es calificada en una escala del 1 al 8, pero NO cuenta para tu puntaje total. El RI es relativamente nuevo (solo unos pocos años) y puede ser que más datos de las personas que hacen la prueba se requieran antes de que el puntaje pueda ser estadísticamente significativo.

Analytical writing (Escritura analítica)

Se te presentará una afirmación, por ejemplo una propuesta de un CEO para incrementar las ventas, y tú tendrás que proporcionar  una evaluación de su solidez. Nota que no tienes que decir tu opinión, sino presentar tu análisis de la afirmación dada en la forma de un ensayo. El ensayo se califica en una escala del 1 al 6 y, como el RI, no cuenta para tu puntaje total.

¿Cómo se calcula tu puntaje en el GMAT?

El GMAT se califica en una escala de 200 a 800 y el puntaje promedio es alrededor de 550. El algoritmo de puntaje es adaptable. Esto significa que se presentan preguntas en base a cómo respondas a preguntas previas. Cuanto mejor lo haces, más difíciles se vuelven las preguntas (usualmente). Tu puntaje es calculado en base a el número de preguntas que contestes correctamente y su grado de dificultad. Eso es lo más lejos que deberías llegar en cuanto a pensar acerca del algoritmo, el cual es extremadamente efectivo y consistente en determinar tu puntaje. Hay muchos mitos alrededor del algoritmo, y en ocasiones los candidatos se obsesiones acerca del algoritmo y como engañarlo. Esto es contraproducente y un desperdicio de tu tiempo.

El mito principal es que las primeras 10 preguntas son las más importantes y que debes darles más tiempo. Te aconsejo que no lo hagas porque las primeras 10 preguntas solo proporcionan un estimado inicial, el cual es confirmado y verificado durante el resto de la sección. Así que, si pasas mucho tiempo en el inicio, no tendrás suficiente tiempo restante para mantener el nivel que lograste en el inicio, si es que así fue. La recomendación oficial es que manejes tu tiempo bien y no gastes mucho de este en una sola pregunta. Esto es un excelente consejo que una y otra vez ha demostrado ser cierto. Es un hábito muy simple y efectivo, pero irónicamente muchos fracasan porque no pueden manejar su tiempo bien.

GMAT algorithm

¿Qué es un buen puntaje en el GMAT?

La respuesta es tanto cuantitativa como cualitativa. Porque es un número redondo y agradable, 700 es el objetivo común para las personas que toman la prueba y significaría que conseguiste mejor puntaje que alrededor del 90% de todos los candidatos. Así que, puedes considerar 700 como un “buen puntaje”, pero solo generalmente. Los puntajes de GMAT son presentados en un rango porcentual que indica cómo te fue en comparación con el resto de los candidatos.

Sin embargo, lo que un buen puntaje sí es depende de tus objetivos. Las escuelas de negocios publican regularmente los puntajes promedio en el GMAT de la clase entrante y un buen puntaje, por lo tanto, depende de los puntajes promedio en el GMAT de la escuela a la que quieras atender. Si el puntaje promedio para la escuela que deseas atender es de 720, entonces un “buen” puntaje está dentro de esa zona. Recuerda que el GMAT no es el único criterio en tu solicitud. Si tienes experiencia laboral significativa y gran experiencia de liderazgo, entonces un puntaje menor al promedio en el GMAT seguirá siendo suficientemente “bueno”.

¿Por qué es tan difícil obtener buenos resultados en el GMAT?

Grupo internacional de personas que eligieron por cuenta propia

Esto no se parece al SAT u otras pruebas en preparatoria que te ves forzado a hacer para entrar a una universidad. El GMAT es algo opcional porque tú decides ir a la escuela de negocios. Puedes asumir, por lo tanto, que el grupo en el que compites es ligeramente más ambicioso que el promedio.

Habilidades de razonamiento para pruebas que tardan mucho tiempo en desarrollarse

Competirás contra personas que han dedicado carreras o que tienen antecedentes educacionales que ofrecen una ventaja gigante en términos de preparación. Necesitas una base muy fuerte en aritmética simple, álgebra y geometría para la sección Cuantitativa, y una base sólida en comprensión de lectura para la sección Verbal. Necesitarás mucho tiempo para ponerte al corriente con un abogado en Verbal, por ejemplo, porque llevan haciéndolo a lo largo de toda su carrera.

Entorno de pruebas estandarizadas que puede ser intimidante

El entorno de pruebas es muy hostil y el cumplimiento de las reglas es estricto. Incluso para el preparado esto puede ser extremadamente intimidante. La falta de experiencia en pruebas estandarizadas  o una tendencia a ser ansioso puede perjudicar  las posibilidades de un candidato preparado en otros ámbitos. Sucede que algunas de las personas que toman la prueban no tienen éxito en su primer o segundo intento y empiezan a personalizar su desempeño en la prueba. Por consecuencia, no logran controlar la ansiedad en intentos futuros porque hay mucho en juego o porque han perdido confianza. Esto nos lleva a la muy importante siguiente sección.

¿Cómo te preparas para el GMAT?

Primero determina tu nivel actual. La única herramienta en la cual puedes confiar para medir tu nivel de una manera segura es una prueba de práctica oficial. No confíes en pruebas de práctica no oficiales. Éstas no replican el entorno de la prueba o el GMAT en sí. La siguiente ilustración proporciona un estimado del tiempo que necesitas dedicar para prepararte en base a tus resultados de la prueba de práctica, y el tipo de contenido que necesitas y en qué temas enfocarse.

Acepta que no puedes atiborrarte de información rápidamente para llegar a un buen puntaje. De 3 a 4 sesiones por semana de 2 horas cada una durante 6 meses es mucho más efectivo que 8 horas de estudio diarias durante un mes. Si el resultado en tu primera prueba de práctica es 500, es sumamente improbable que  logres llegar a 700 con menos de 6 meses de preparación. Realísticamente sería  1 año de preparación, aproximadamente. Es algo difícil de aceptar pero un puntaje de 500 significa que necesitas primero desarrollar las bases en matemáticas y comprensión de lectura.

Materiales para estudiar

Podemos agrupar a los materiales para estudiar en dos categorías principales. Material de preparación oficial creado y publicado por el GMAC, y material no oficial creado por la industria de preparación para pruebas. Los creadores de la prueba publican las guías oficiales que tienes que usar como parte de tu preparación. Las puedes encontrar aquí

Cualquier plan de preparación para el GMAT debe tener el material de preparación oficial como su núcleo. No se puede hacer suficiente hincapié en esto. La desventaja del material de preparación oficial es la explicación pobre de soluciones y conceptos. A menos de que tengas una base muy fuerte en Matemáticas e Inglés necesitarás a un tutor que te guíe a través de cientos de preguntas para las cuales te tienes que prepararte. Esta es la brecha que la industria de preparación para pruebas llena. Hay un amplio espectro de plataformas online y libros que proporcionan una gran ayuda para entender los conceptos que se ponen a prueba en el GMAT. Sin embargo, eso es todo lo que uno debería confiar en estos materiales. Debes practicar usando el material oficial. Para entender por qué, es útil entender cómo se crean las preguntas para el GMAT:

Cómo se crean las preguntas para el GMAT

Primero, todas las preguntas son creadas por psicometristas dedicados y profesionales. En segundo lugar, y esta es la parte más importante, todas las preguntas son sometidas a una garantía de calidad y a pruebas como preguntas experimentales durante la prueba del GMAT. Por supuesto, como alguien que hace la prueba, tú no sabes qué preguntas son experimentales. Todas las preguntas son probadas miles de veces y solo aquellas que se ajustan a cierto perfil de opciones de respuesta seleccionada son aprobadas para uso oficial. Ninguna compañía de preparación para pruebas puede replicar este proceso.

Por qué solo deberías practicar con preguntas oficiales

Existe un cierto matiz en las preguntas del GMAT, una sutiliza única, que las hace difíciles. Esta dificultad es una dificultad genuina que, como explicado arriba, es de una calidad garantizada porque las preguntas son probadas bajo estrictas condiciones de examen. Las preguntas de compañías de preparación para pruebas pueden ser a veces difíciles, pero con mucha frecuencia son difíciles artificialmente en lugar de dificultad “GMAT”. Si dependes de preguntas no oficiales para practicar, serás “calibrado” incorrectamente para el GMAT. Si quieres aprender la teoría, conceptos y estrategias para prepararte para el GMAT, las compañías de preparación para pruebas te ayudarán a hacer eso. Pero, practica solo usando las preguntas oficiales de GMAT disponibles en las guías oficiales y en las pruebas de práctica oficiales.

Como se puede preparar para el GMAT – 10 puntos

  1. Realiza una prueba de práctica real

  2. Acepta tu puntaje y cuánto tiempo tendrás que prepararte. Recuerda, no es una prueba de IQ

  3. Habla con un tutor. Agenda una sesión de 1 hora para discutir tus objetivos y pedir recomendaciones

  4. Explora las plataformas de la industria de preparación

  5. Haz un plan, y comprométete con este

  6. Recuerda que el progreso tomará tiempo, así que no te obsesiones con medir tu avance

  7. Aumenta tus fundamentos si tienes que hacerlo

  8. Repasa conceptos que son específicamente probados en el GMAT

  9. Practica con las guías oficiales a fondo y repasa tus errores detenidamente

  10. Mide tu progreso cada 2 meses usando solo las pruebas de práctica oficiales

Los errores más grandes que la gente hace

1. Rehusarse a aceptar su nivel y esperar grandes mejoras en un periodo de tiempo corto. No olvides la respuesta de la pregunta “Qué es el GMAT?”: Razonamiento de alto nível.

2. Obsesionarse con cómo resolver problemas usando “trucos” en lugar de mejorar la habilidad de entender los problemas.

3. Desperdiciar las pruebas de práctica oficiales de GMAT al estar en negación sobre el progreso y queriendo ver resultados más pronto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.